Miguel Marzana

Miguel Marzana

Consejo editorial

Prohibido leer

28 mayo, 2020

“Si cada quien dice lo contrario es porque tiene la razón” 
– Tristan Tzara

La propuesta de Prohibido Leer nace del tedio de tantas presentaciones y lecturas de poesía a las que hemos asistido como público y como participantes.

En el proyecto, el performance o arte en vivo constituye al poeta como el objeto de la obra artística. Esto da paso a que lo interior, lo inscrito de la obra desmitifique su silencio físicamente, a que el grito o la voz poética del poema, no nos busque solamente desde un papel.

En las presentaciones de Prohibido Leer también se configuran otros aspectos de arte en vivo, como: la música, el happening, elementos encontrados en el dadaísmo y hasta un tipo de fluxus cuando decimos que trabajamos en contra de un estilo tradicional.

La premisa de no leer los cuentos o poemas y explorar lo que la poética encuentra en la oralidad, al momento de exponerse frente a un público; se hace cada vez más un desafío y se hace más interesante para los participantes del proyecto, que en un principio estaba compuesto casi exclusivamente por miembros del taller literario de contratiempo.

Al tener una aceptación y después de unos meses de preparación y estudio, el proyecto invita e incorpora autores locales, actores, músicos y un segmento de micrófono abierto en sus presentaciones.  Han sido 23 meses de presentaciones y cancelaciones en los que apreciamos: el desarrollo de los participantes a través de palabra oral; exteriorizada de la escrita, el interés del público en ver y escuchar lo que aspiramos de la poesía, el apoyo de los artistas, escritores y las organizaciones que nos han brindado su tiempo y sus espacios.

 

 

 Miguel Marzana y Tonatiuth de la Cruz

 

 

 

 

Prohibido Leer en La Catrina Cafe y el Chicago Cultural Center

 

Para leer el artículo original, hacer clic en la imagen

Portada del número 135: N. Tolokonnikova, Pussy Riot, de Mynor Paredes

 

Comentarios

Comentarios