Staff

Staff

Editor contratiempo

Arte Diseño Xicago

8 agosto, 2018

Todos sabemos que Chicago es una ciudad con gran afluencia de inmigrantes y hoy día, no podemos imaginarnos esta ciudad sin la enorme diversidad cultural que la compone ni sin sus cientos de idiomas y colores esparcidos a lo largo y ancho. Y por supuesto no podemos imaginarnos el Chicago de hoy sin sus latinos, primordialmente sin sus mexicanos, quienes componen ahora la minoría más grande de la ciudad.

Sería fácil también creer que este es un fenómeno actual, ya que la presencia “hispana” en Chicago se ha empezado a ver y representar con más amplitud a partir de mediados del siglo XX, con los movimientos sindicales de la época y con el surgimiento de un movimiento artístico chicano de verdad, de muralistas, grabadores y artistas plásticos diversos.

Pero la verdad de las cosas es que los mexicanos empezamos a venir a probar fortuna a estas gélidas planicies desde mucho antes, desde mediados del siglo XIX, para ser precisos, con el advenimiento de la industria ferroviaria y el boom industrial, que fue lo que finalmente abrió Chicago al resto del país y del mundo.

Prueba de esta colocación de Chicago en el mundo, fue la World’s Columbian Exposition o la Expo de Chicago (como se le conoce en español), sucedida en 1893 y de la que esta ciudad fue sede. México, bajo el gobierno de Porfirio Díaz, mandó un pabellón a dicha feria (y a la de París seis años después) ya que participar en ellas fue siempre una oportunidad de poner a tu país en la mira, de que otras naciones quisieran invertir en tu país, y en el caso de México, de mostrar al mundo las contribuciones que esta nación vecina ofrecîa. En aquel entonces, el movimiento pictórico mexicano, tras haber sido uno que pretendía siempre seguir el estilo y la pauta de la corriente prevalente modernista europea, comenzaba en cambio a mirar hacia adentro, hacia una identidad nacionalista, más cerca del color indígena y tradicional.

Algunas de estas obras que vinieron a Chicago en 1893, y muchas otras creadas por artistas y artesanos mexicanos que, viendo abierta esta nueva ventana de oportunidades en la ciudad de los vientos, dieron el salto y se quedaron, algunos por unos meses, otros para toda la vida, De ellos se compone la exposición titulada Arte Diseño Xicago que presenta el National Museum of Mexican Art, bajo la curaduría de Cesáreo Moreno, como parte de Art Design Chicago, una iniciativa de la Terra Foundation for American Art, y que celebra el papel único y vital que juega Chicago en la intersección del comercio y de la creatividad en Estados Unidos.

Errol Ortiz, Mariana Yampolsky, José Maria Velazco, José Maria Jara, son algunos de los nombres de los que integran esta brillante muestra del trabajo y absoluta maleabilidad artística, que trasciende fronteras, y que pone en la mira, no solo a México sino al pedazo de México que vive en una América de chicanos, de inmigrantes, de tradiciones sincretizadas, de esperanzas y recuerdos jamás perdidos.

La exposición estará abierta al público en el conocido museo de PIlsen, 1852 West 19th Street, desde el 23 de marzo hasta el 19 de agosto de este año.

 

José María Jara (1866-1939), The Wake, 1889

 

Errol Ortiz, Astronaut Targets, 1965

Jose Maria Velascoo, Vista de Gelatao, 1889

 

Mariana Yampolsky, Untitled, NMMA Permanent Collection #1999.338

 

 

HOMBRE JAGUAR, Magico I. Técnica etchings a dos placas

 

Comentarios

Comentarios