Antonio Zavala

Antonio Zavala

La visibilidad de Erika L. Sánchez, la autora de I Am Not Your Perfect Mexican Daughter

17 febrero, 2019

Erika L. Sánchez es una nueva voz en el mundo de las letras hispanas en Estados Unidos. Sus dos libros Lessons on Expulsión (Graywolf Press), un poemario, y su novela I Am Not Your Perfect Mexican Daughter (Alfred K. Knopf Publishers) han sido recibidos muy bien en el país. La novela fue una finalista en los National Book Awards 2017 y trata de una joven de 15 años que investiga a su hermana, considerada la hija perfecta por sus padres, después que ella muere. Sus poemas han aparecido en varias revistas nacionales incluyendo Rolling Stone Magazine y The Paris Review. Sanchez creció en Cicero, Illinois, y reside en Chicago. Este semestre ella está enseñando poesía y ficción en Princeton University, en Nueva Jersey. Ella piensa regresar a Chicago en junio, pero por ahora hace de menos la comida mexicana, especialmente los tacos de Pilsen.

 

 

¿Parece que estas en un momento de éxito después de la publicación de tus dos libros? ¿Te ha sorprendido tu éxito?

Ha sido increíble de muchas maneras. Me siento muy afortunada de que mis libros hayan recibido tanta atención. Cuando escribimos, esperamos lo mejor, pero nunca podemos anticipar completamente cómo reacciona la gente a nuestro trabajo. Estoy muy contenta de que mi éxito me haya dado una plataforma para hablar sobre cosas que me parecen importantes, como la salud mental, la misoginia y el racismo.

 

¿Son opresivas algunas de las tradiciones mexicanas para ti como mujer?

Me gustaría aclarar que no creo que ninguna cultura tenga el monopolio de la misoginia. La cultura estadounidense también es muy opresiva para las mujeres, en mi opinión. Sin embargo, hay algunas tradiciones mexicanas que me parecen asfixiantes. Al crecer, vi que se esperaba que las mujeres sirvieran a sus familias y se quedaran cerca de casa. Era yo una viajera y quería explorar el mundo, por lo que eso creó mucha fricción dentro de mi familia.

 

¿A qué edad descubriste que el lenguaje tenía poder para inspirar, influir y sanar a las personas?

Comencé a escribir poesía cuando tenía 12 años y descubrí la poesía de Edgar Allan Poe en la escuela y pensé que era realmente hermosa. Resonó conmigo. El lenguaje era realmente embriagador para ser honesto y decidí que iba a ser escritora porque me encantaba. Desde entonces me he dedicado a esta práctica. No entendí la magnitud de mi trabajo hasta hace poco, cuando se publicaron mis dos libros y todas las reacciones que recibí como resultado. Creo que es muy curativo para mucha gente y eso me hace sentir que estoy haciendo algo bien en este mundo. Estoy muy agradecido de que haya recibido la atención que tiene. Siento que para mí la poesía es transformadora y espero que la poesía haga lo mismo para los demás.

 

¿Es la razón por la que escribiste poesía el hecho de que vinieras de una comunidad minoritaria que la sociedad a menudo ignora?

Crecí sintiéndome muy invisible, sabes, y era pobre y de color café. Personas como yo no eran vistas en la televisión. Escribí para afirmar mi identidad, para sentirme validada, como si importara yo en el mundo. Creo que está cambiando. Ahora la industria editorial finalmente se está dando cuenta de que escribimos historias, leemos historias y compramos cosas. Sí, definitivamente esa es una de las razones por las que comencé a escribir.

 

¿Fue difícil crecer mexicana-americana en Cicero, Illinois? ¿Fue un momento difícil?

Sánchez: Sí, fue un tiempo bastante difícil. Como mencioné, éramos muy pobres, tuvimos momentos muy difíciles. Muchas veces, no encajaba en mi cultura. Estaba muy americanizada y mis padres eran muy tradicionales, por lo que cause muchos conflictos. Sí, me sentía muy diferente en donde sea que estaba. Nunca me sentí aceptada o comprendida. Una vez más, esa es una de las razones por las que recurrí a la poesía, a la escritura en general y a la lectura, por supuesto

Supongo que no puedo hablar por todos. Ser un escritor significa articular lo que a menudo es difícil de poner en palabras y una forma de crear comunidades para que podamos conectarnos. Para mí también, es una práctica muy espiritual, por lo que creo que escribir significa muchas cosas diferentes para muchas personas diferentes, pero para mí significa estar al servicio de la belleza, conectar cosas no relacionadas y mostrar el mundo de una manera más compleja y hermosa.

 

¿Tienes una rutina fija cuando escribes? ¿Escribes por la mañana o por la tarde?

Escribo todo el tiempo. No tengo una rutina En este momento, tengo mucha suerte de enseñar en la Universidad de Princeton y tengo un horario muy flexible. Enseño una clase este semestre y tengo mucho tiempo. También viajo mucho y sabes que hago lecturas y charlas y voy a la escuela. Para mí, escribir está en el centro de mi vida, aunque no tengo una rutina. No me levanto a las 5 a.m. y escribo durante nueve horas. Escribir es parte de todo lo que hago. Lo pienso todo el tiempo. Es lo más importante en mi vida. No está separado de todo lo demás. Pienso en eso cuando estoy tomando una ducha o en la tienda de comestibles o lo que sea. Además, como artista es muy importante para mí comprometerme con otras formas de arte. Para mí, escribir no es solo el acto de escribir, sino que, ir a ver una película o una obra de teatro o ver un espectáculo de danza o escuchar música. Cosas así son muy críticas para mí como persona creativa.

 

¿Qué es lo que deseas que los lectores obtengan de tu novela I’m Not Your Perfect Mexican Daughter?

Primero, que hay esperanza para la posibilidad de tener una vida mejor y existe la posibilidad de sanar y transformarse.

 

¿Que hay en el futuro para ti? Entiendo que estas escribiendo otro libro.

Actualmente estoy trabajando en un libro de ensayos personales titulado “Crying in the Bathroom”.

 

¿Por qué aventurarse a escribir un libro de ensayos ahora que tienes una novela tan popular? ¿Por qué no escribir otra novela?

Soy la clase de persona a la que me gusta retarme. Quiero escribir en tantos géneros como pueda. Para mí los ensayos son trabajo. Me están llamando en este momento. Eso es lo que siento que debo hacer y siento que tengo suficiente experiencia como escritora que puede ser útil para muchas mujeres jóvenes. Esa es parte de la razón por la que comencé a escribir ensayos. Ni siquiera fue una elección. Se acaba de presentar. Este es el trabajo que tengo que hacer ahora. Es sobre mí. Escribo sobre la identidad en muchas formas. Escribo sobre ser mexicoamericana, ser mujer, ser feminista, ser budista, ser un ser espiritual, escribir sobre relaciones que tengo.

________________________________________________________________________________________________________
Antonio Zavala es un escritor y periodista de Chicago. Escribe para el Servicio de Noticias EFE de España, y para La Raza. Zavala, graduado de la Universi-dad de Iowa, tiene dos libros publicados: Pale Yellow Moon, una colección de cuentos en inglés, y Memorias de Pilsen, una crónica del icónico barrio del mismo nombre.

Comentarios

Comentarios