Democratizar el ciclismo y garantizar la seguridad de los ciclistas en Chicago

Andrew Bermúdez colecciona bicicletas a lo largo y ancho del área urbana de Chicago,  ordenando y clasificando bicicletas descompuestas y en buen estado, como coordinador voluntario de la organización Working Bikes. Junto con Bermúdez, los también voluntarios Nick Kapaun y Christopher Miller se encargan de acondicionar bicicletas abandonadas.

Working Bikes también organiza sesiones para enseñar a la gente a reparar y trabajar en sus bicicletas, con el propósito de donarlas des pués a diferentes organizaciones de caridad, refugios, rehabilitación de refugiados, programas de reintegración de exprisioneros y programas de empoderamiento juvenil.

Hablé con Bermúdez, Kapaun y Miller sobre los problemas que enfrentan los ciclistas en Chicago. Les pregunté también si todos los barrios de Chicago tienen igual acceso al ciclismo, y si Divvy Bikes (el programa de la ciudad de renta e intercambio de bicicletas) le hace la competencia a Working Bikes.

Tenía sobre todo curiosidad de saber qué pensaban de las Divvy Bikes; ¿Son buenas para Chicago? ¿Son accesibles para todos? ¿Cómo se compara su servicio con el de Working bikes?

“Cualquiera puede solicitar una bicicleta, candado y casco en Working Bikes” dice Bermúdez. “Lo único que les pedimos es traer una carta de recomendación de su lugar de empleo, de un trabajador social o de su asistente social, así como también hacer un copago de $20, si es posible.”

“Divvy Bikes realmente no es competencia para nosotros, de hecho somos amigos y ellos hasta nos mandan asientos, cables y pedales. Divvy Bikes es muy bueno para Chicago. Nos encanta ver que la ciudad cuenta con servicio de intercambio de bicicletas. Es positivo para todos que existan Working Bikes y Divvy Bikes.”

El 75% de los usuarios de Divvy usan este servicio para ir y venir del transporte público. A principios del 2013, se empezaron a crear estaciones base desde el centro de Chicago hacia los barrios aledaños. Después, una vez que la red inicial se estableció, decidieron poner nuevas estaciones de acuerdo a la demanda. Eso significa que zonas de bajos ingresos no han sido incluidas, más que nada por la falta de información hacia estos métodos de transporte, así como hacia sus posibilidades y las distintas rutas disponibles. “Estos barrios deben  ser nuestra prioridad” dice Bermúdez.

La otra cosa es ver si estas zonas cuentan con los carriles para bicicletas adecuados. “Yo quiero ver caminos y carriles para ciclistas, como un recurso distribuido no por los ingre sos o impuestos que se pagan en zonas determinadas,” apunta Miller. doptar y adaptar nuevos caminos

El acceso al ciclismo no es el único factor que cuenta. Ciclistas potenciales necesitan aprender mantenimiento, inversión en equipo, infraestructura, reglas de la calle y las diversas actividades para ciclistas en la ciudad.

Algunos barrios se han adaptado a un mayor flujo de actividad de ciclismo. Pero cuando los residentes no están acostumbrados, eso puede ocasionar situaciones de riesgo. Miller recuerda haber experimentado enojo por parte de motoristas y hasta haber sido empujado fuera de su carril. Kapaun ha sido golpeado por puertas de autos abiertas descuidadamente.

A Bermúdez le gustaría ver carriles para bicicletas más protegidos, ya que la falta de estos es la razón principal por la que muchos no usan bicicleta.

Miller por su lado, quisiera ver más senderos para bicicletas en antiguas vías de tren, como la pista elevada 606, reacondicionada para pea tones y bicicletas en Logan Square, pero que sean más como carreteras y que sean exclusiva mente diseñadas para que los ciclistas puedan transportarse por toda la ciudad.

Los ciclistas contra las calles

Existen varias organizaciones sin fines de lucro en Chicago, como la Active Transportation Alliance, (ATA), que apoyan maneras más eco nómicas y ecológicas de ciclismo para la clase trabajadora.

ATA empezó la campaña “Bikeways for All”, proponiendo 180 millas de rutas ciclistas de bajo estrés.

Me senté a platicar con Jim Merrel, director de promoción de ATA.

“Bikeways for All se puso en marcha en el otoño de 2015, enfocándonos primordialmente en la infraestructura de las rutas ciclistas.” dijo. “ATA trabaja para que todo el mundo, no im porta donde vivan, pueda usar con seguridad sus bicicletas para llegar a cualquier destino.”

Monica Pizano, ciclista de la zona sur de Chicago, se va en auto al trabajo después de haber sufrido un accidente en el otoño de 2016. Sus padres temen que, en bicicleta, su siguiente accidente sea el último.

El accidente que sufrió Pizano ocurrió en Halsted esquina con la 47, alrededor de las 3 de la mañana. Había tomado el tren, desde el centro hasta la mitad del camino a su casa, en la parada de la calle 47 de la línea roja, para se guir en bicicleta. En la esquina de 47 y Halsted, un hombre intentó pasarse el alto, aumentó la velocidad y arrolló a Pizano.

“No hubo testigos, ni cámaras, así que fue un hit and run” dijo Pizano. Cuando recuperó la conciencia, en el hospital, la policía le dijo que la habían encontrado sentada en la ban queta, con los pantalones sangrado. En el momento, Pizano usaba una bicicleta de calle. “Mi bicicleta recibió todo el daño. Cuando fui a recogerla de la estación de poli cía, fue cuando me dije a mí misma ‘¡esto sí que pudo haber sido serio!” dijo Pizano. En cuanto a sus heridas, nariz rota y un diente roto.

Pizano tuvo suerte de sobrevivir, pero este tipo de accidentes seguirán ocurriendo mien tras no existan más carriles de bicicletas que ofrezcan mayor protección.

“Hay un carril de bicicletas en Halsted, en dirección norte a sur, pero la calle 47 no cuenta con ninguno” anotó Pizano. “De hecho, no hay casi carriles para bicicletas en la Zona Sur de Chicago que vayan de este a oeste. Desde Back of the Yards hasta McKinley Park, no hay camellones por los cuales cruzar. Tu única op ción es meterte a Western o Ashland, las cuales son terribles rutas para ir en bicicleta.”

Otro ciclista es Isidro de la Paz, residente de La Villita. De la Paz está retirado y anda en bi cicleta para mantenerse activo y en forma, pero asegura que es demasiado riesgoso circular en su barrio.

De la Paz solía andar en bicicleta por la ban queta, para mantenerse alejado de los coches, pero últimamente la policía puede multar a aquellos, mayores de 12 años, que lo hagan.

Muchos ciclistas aseguran que la zona sur está siendo discriminada, ya que cuentan con poca o ninguna infraestructura, comparada con la que tienen los residentes de la zona norte.

Los carriles para bicicletas en zonas industriales tampoco son seguros si por ellos atraviesan camiones pesados de carga, mientras que muchas de las rutas rápidas contienen demasiado flujo vehicular como para poder ir en ellas en bicicleta.

De vuelta al pedal

Además del trabajo que hace la Active Trans portation Alliance, está la Walk Bike Co., una organización sin fines de lucro que dirige un programa de educación y apoyo auspiciado por la ciudad: la City of Chicago’s Bicycling and Safe Route Ambassadors. Estos “embajadores” trabajan con niños de escuelas, motoristas y ciclistas, promoviendo el uso más seguro de nuevos modos activos de transporte, potencial mente reduciendo y eliminando muertes por accidente y heridas graves.

Equipos de “embajadores” hacen demos traciones y pláticas en eventos comunitarios, campamentos de verano y escuelas. Y este verano planean visitar a residentes de La Villita y de otros barrios de la Zona Sur.

Desde el año 2000, el número de ciclistas se ha triplicado en Chicago, de acuerdo con datos de ATA.

Y yo pienso, personalmente, que andar en bicicleta debe ser sinónimo de libertad, aunque no puede haber libertad cuando existe riesgo hacia tu vida.


Este es un fragmento del texto original producido por Gerardo Salgado Flores como parte del Social Justice News Nexus fellowship a través de Medill School of Journalism en Northwestern University. Gerardo Salgado Flores es un joven periodista y pro-ductor en medios auditivos. Forma parte del equipo de Wattz Up!, una producción radial de Yollocalli Arts Reach. Traducción por Contratiempo.

¿Te gustó? Por favor, compártelo:

Deja tus comentarios

*